English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La promesa(Esp)(Relato)(Vampiros)



Este es bastante más largo que el anterior bueno no es muy bueno seguiré buscando ^^ .


“Papi, no te mueras papi”

Sus palabras se repiten en mi memoria…

“papi, no te mueras papi”

Lo decía incansablemente, una y otra vez… como si fuese una retahíla…


“papi, no te mueras papi”

Lágrimas en sus ojos, dolor en su mirada, suplica impregnada en cada una de sus palabras…

“papi, no te mueras papi”

537 años atrás…


Moscú, Rusia.

Me encontraba enfermo de alta fiebre, hacía días que deliraba, que casi no podía mantener los ojos abiertos, no probaba bocado… si lo hacía terminaba devolviéndolo, había adelgazado demasiado, en pocas palabras… estaba falleciendo.


Mi familia había quedado reducida a solo dos miembros: Shúrik, mi niño, mi pequeño… mi hijo, de apenas seis años, y yo…Evgeni.

Elena, mi amada esposa desgraciadamente había fallecido al traer al mundo a nuestro primogénito.

Anna, nuestra vecina venia algunas veces al día para saber como estaba, solía ponerme compresas de agua fría y medicarme con cuanto menjurje supiera, vivíamos a las afueras de Moscú, alejados por días de un médico para que me atendiera.

Recuerdo que estábamos a mediados de agosto, era tarde, el crepúsculo llegaría de un minuto a otro y mi salud declinaba cada vez más… mi respiración era forzosa, y mis lamentos peores, pero entre tanta gravedad aun podía escuchar la voz de mi hijo llamándome a permanecer a su lado.

papi, no te mueras papi.

Lloraba y me hablaba entre sus sollozos... y contra mi voluntad no podía hacer nada, parecía sumergido en un sueño, mis parpados pesaban demasiado no podía abrirlos, las palabras se ahogaban en mi garganta convirtiéndose en algo in entendible para mi niño.

No me vallas a dejar… prometiste que estarías para siempre a mi lado, no me puedes dejar, papi.

Pero entre tanta confusión me pareció escuchar la voz de un adulto, no la reconocí… y me pregunté quien sería ese desconocido que entraba en una casa sin pedir permiso a los habitantes principales.

no llores más niño, que la enfermedad de tu padre tiene solución.

eh, ¿Quién es usted?

shhh, soy alguien muy bueno que quiere ayudar a tu papi…

enserio… ¡¡entonces ayúdelo!!

¿Ayudarme?, como podía ayudarme ese hombre… ¿acaso era medico?, bueno quizás Anna había logrado que su esposo fuera por uno a la ciudad… pero eso no podía ser, el no se encontraba… entonces ¿Cómo se había enterado de mi enfermedad?

si... lo voy a ayudar… pero eso tiene un precio mi pequeño, ¿podrías pagarlo?

pre… precio… le daremos todo lo que podamos, verá que cuando mi papi se recupere le dará todo lo que pida…


lo que yo quiero no es en si una renumeración.

¿en.. entonces que desea, señor?

algo más valioso que lo material que poseas.

eh… no tenemos nada más valioso, señor.

Mi niño se escucho triste con esa declaración, ¿algo más valioso que lo material?, él era muy pequeño como para comprender eso, ¿más valioso?, ¿acaso se refería a nuestra vida? ¿mi vida… o la de él?, no… que se valla, quería decírselo pero no pude…. Estaba demasiado cansado…

claro que lo tienes pequeño, y si me lo das tu padre se recuperará enseguida.

si dice que lo tengo, entonces tómelo, es suyo, pero haga que mi papi se sienta mejor..

eso es todo lo que quería escuchar, niño.


Escuche que sus pasos se acercaban a mi lecho de convaleciente y sentí como se detenía cerca de donde estaba mi niño.

eh… espere que hace señor…


¿Qué hace? Que le hace a mi niño…

shhh solo relájate, que esto no dolerá demasiado…

¿Dolerle? Que le estaba haciendo ese hombre a mi hijo. Escuche algunos sonidos ahogados… me estaba desesperando.. ¿Que sucedía?… haciendo un esfuerzo sobre humano logré abrir un poco los ojos… no me agrado lo que vi.

Un hombre ataviado con finas vestimentas de cabellos lacios oscuros un poco largos, ya que le cubrían el rostro, estaba cargando a Shúrik en brazos, su cabeza estaba inclinada hacia el cuello de mi niño… él hacia gestos de dolor… mientras apretaba fuertemente sus ojitos…


Quise gritar que lo dejará, levantarme y quitárselo de las manos pero lo más que llegue a hacer fue a medio levantar un brazo en protesta de lo que le hacia a mi hijo.

Pasados algunos minutos que a mi parecer fueron eternos… ese hombre abandono el cuello de mi hijo; su respiración era muy sutil a penas y podía ver como su pecho se contraía y expandía... pero estaba vivo… sus ojitos se abrieron y me miraron… me sonrió… después desvió su mirada y miro al hombre… esperando que cumpliera con su palabra…

El alzó una ceja y su gesto parecía una mezcla entre sorprendido e indignado, depositó con cuidado el cuerpo de mi hijo en una silla próxima a la cama, se acercó a mi con una sonrisa burlona entre sus labios…

tu hijo quiere que te recuperes… ya pago el precio… así que no me mires de esa manera ya que vas a “vivir”, solo un “poco” más… jajajajaja.

Sentí que sus palabras eran pronunciadas con ironía y sarcasmo, y no entendía por que, mi mente, estaba colapsando ya veía demasiado borroso, “no moriré… siempre esteré aquí” fue el ultimo pensamiento coherente que tuve; me agarro del cuello del camisón que traía puesto y me medio incorporó sin gran esfuerzo, parecía un muñeco entre sus manos, lo ultimo que recuerdo antes de caer en las brumas de la inconciencia son sus ojos cafés claros y… dos colmillos, demasiado grandes como para pertenecer a un humano, en su boca.


Cuando desperté no sentía más dolor, estaba desorientado y los recuerdos venían a mi como si fueran alguna especie de flash, solo una vela iluminaba la estancia, pero aun así mis ojos se fueron adaptando a la oscuridad... me sorprendí estaba mejor y parecía como si nunca hubiera estado al borde de la muerte.

Me levante de la cama, mis pies descalzos se desplazaron sobre la fría madera, pero aun así no lo sentí y tampoco le presté atención en ese momento, me dirigí a la habitación de mi niño.

Estaba recostado en su cama, sus bracitos sobre su pecho, esa postura siempre se la reproché, ya que cada vez que hacía eso solían darle pesadillas; sonreí, se pondría muy feliz cuando me viera recuperado…


no moriré… siempre esteré aquí… fue un mormullo dirigido solo a él, quería que me escuchara, pero no quería despertarlo.

al fin despertaste… que bien, tu cena te espera…

eh, ¿mi cena?

No me había dado cuenta de su presencia hasta en el momento en que hablo.

Cena. Como si esa palabra fuese mágica un hambre atroz me invadió.


Me paso una copa con vino tinto, al menos eso pensé, la bebí… un sabor metálico recorrió mi garganta… pero en vez de parecerme desagradable cada célula de mi cuerpo pareció gritar por más en el momento en que bebí la ultima gota.

Mis ojos buscaron con desesperación más alimento y el muy amablemente me condujo donde había… Anna… sus ojos lloraron y sus labios me suplicaron por que no le hiciera daño… más mi sentido del oído pareció desaparecer en ese momento, solo lograba percibir el latido desmesurado de su corazón… y eso era música para mi… una melodía digna de escuchar…


Al acabar pensé en mi hijo y me dirigí a verlo…

Se encontraba exactamente igual que como lo había visto… y eso no estaba bien, él siempre solía removerse entre sueños.

Me acerque lentamente hacia su cama y entonces me di cuenta…

…no respiraba…

Estaba muerto.

Y mi alma murió con él.

Me enfurecí… temblaba de ira… y grité, una y muchas veces más, pero el no despertó… se veía tan pacífico, tan tierno, mi niño… tan lindo.

Mi conciencia reclamaba venganza… más no me deje cegar, sabía que mis fuerzas eran inútiles en ese momento... así que solo deje pasar el tiempo… mucho tiempo.

Cuando el momento de obtener la venganza llego no la disfrute demasiado…
Ya que al decapitar a mi creador, mi maestro, a mi compañero de eternidad… el asesino de mi hijo… él… sonrió… yo quería que sufriera, pero me sonrió… y lo odie tanto como me odio a mi mismo…

Año actual
Los Ángeles, Estados Unidos.

Dos sonrisas se conservan intactas entre mis recuerdos…

Una de esperanza, ilusión, cariño y amor.

La otra de agradecimiento, perdón, disculpa, y amor.

En las dos había amor, cada uno a su manera mi pequeño Shúrik me amaba como se ama a un padre, y Louis como se ama a un hermano, y aunque me cueste admitirlo llegue a apreciarlo un poco, y hasta hoy en día ninguna de las dos heridas sana.

Aun permanezco, intacto en el tiempo, atado a la promesa de no morir…

Mi salvación… su condena… mi vida… su muerte… mi eternidad… su eternidad en mi memoria…

Sus cabellos castaños imposibles de peinar, sus ojitos almendrados, su tierna sonrisa, su dulce voz… Su eterna inocencia plasmada para siempre en mis más bellos recuerdos,
Son mi mayor tesoro y a la vez mi peor tormento.

“papi, no te mueras papi…”

…y sigo aquí…


Atmn:

Rapicuy

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada